Incorporar una apertura a su repertorio (01)

En mi afan por compartir mis conocimientos para descubrir si funcionan o no, voy a filosofar un poco sobre el ajedrez, en este caso algo que todo el mundo tenemos que hacer de vez en cuando.

Que pasa cuando, nuestra apertura favorita empieza a darnos malos resultados, y parece que no estamos a la última, y se nos han olvidado los planes, o nunca los hemos conocido. Pues que nos tenemos que refugiar en otra apertura, generalmente similar a la anterior, pero que todavía no haya sido destrozada por alguna novedad la semana pasada en algún oscuro torneo.

El artículo de hoy trata sobre incorporar una variante, o subvariante a nuestro repertorio, como se define una partida modelo, como se entresacan los planes principales, y eso lleva bastante tiempo.


Como siempre he preparado un documento pdf, en este caso bastante corto, como 2 páginas de tamaño A4 que se puede descargar de modo gratuito aquí.

Y en un par de días, colgaré un nuevo artículo sobre como hacer eso de modo casi automático con Chessbase y material gratuito que anda por la red. O con otras bases de datos como SCID y materiales de pago, ya veremos.

De momento, creo que será con lo que tengo a mano, o sea ChessBase 2009 Premium y la MegaDatabase 2011 que acaba de llegarme desde Alemania.

Como siempre, cualquier ayuda, feedback, crítica constructiva o destructiva se agradece más que todos esos Euros que me están llegando desde paypal por los amigos que siguen el blog.

Un saludo y hasta la próxima entrada,

PlumasE

2 comentarios:

Felipe dijo...

Hola buenas.Un pequeño comemtario que quizás sirva para todos los apartados del entrenamiento de aperturas que por otro lado me parece bueno.Hay que evitar (al menos al principio) variantes secundarias salvo que uno/a tenga condiciones para jugarlas ya sean mucha imaginación, creatividad etc... porque exigen mucho más trabajo y hay menos material de calidad que de las variantes principales.
Después incidiría en limitar el número de variantes pensando en el nivel que tenemos y con quien nos vamos a enfrentar, no es lo mismo una propuesta de repertorio para un chico/a de 12 años que quizás quiera progresar en el ajedrez que no para una persona adulta que sólo quiere disfrutar jugando algunos torneos.
Con tanta gente a la que le llama la atención el ajedrez, pero que no lo coge porque piensa de manera equivocada en mi opinión que es cosa de inteligentes, listos etc... decirle que hay ciertas aperturas que son simples y buenas que con pocas ideas que sepa le valen quizás para toda una vida, incidir en ese punto (limitar las variantes) es clave para que se una a la gran familia del ajedrez.
Saludos.

Plumas Envenenadas dijo...

Tienes razón Felipe.

Es mejor, al menos en la etapa en la que nos estamos formando como jugadores optar por variantes principales, procurando entenderlas e interiorizarlas.

Así ese aprendizaje te servirá para irlo aplicando al añadir otras aperturas a tu repertorio.

Y luego buscar un repertorio que sea acorde con tu tiempo, conocimientos, estilo, etc.

Un saludo,

PlumasE